Cosas horribles que no debes hacer en el trabajo

Sea por seguridad, salud o por convivencia, recuerda que tus acciones y comportamientos afectan a tus compañeros.

Consejos profesionales /
Existen cambios generacionales en las formas de actuar, pero lo importante es mantener su buena imagen. Foto:123rf.com
Existen cambios generacionales en las formas de actuar, pero lo importante es mantener su buena imagen.

Por favor, no te cortes las uñas en el puesto de trabajo, no abuses del teléfono para tratar asuntos personales, tampoco escuches música a todo volumen y mucho menos grite por cualquier cosa. Cosas así molestan, tanto como silbar, ser sucio, comer en el puesto, abusar de los recursos de la empresa y llegar sin saludar e irse sin despedirse.

Reglas hay en todos los lados y saber comportarse correctamente en cada lugar es básico para la convivencia y la socialización. El trabajo no es la excepción. Por eso es bueno seguir las indicaciones internas de cada empresa y algunas sociales, para que la imagen del trabajador no se vea afectada.

“Dentro de las compañías hay un protocolo existente, las normas sociales no solo aplican en las celebraciones sociales y en los escenarios públicos; es prudente mantener una buena imagen ante las empresas. En las compañías se vive en comunidad y hay que saber actuar. Antes existían divisiones internas en algunos puestos de trabajo y no se veían algunas cosas que hoy sí y por eso se nota que algunas personas aún no se comportan de la manera correcta, lo que puede generar malestar en los demás”, subrayó a elempleo.com Yolanda Sepúlveda, especialista en marca profesional.

Registra tu hoja de vida en nuestro portal 

Discriminar a los compañeros, ser agresivo, desordenado, indiscreto, dar órdenes que no le competen (creerse jefe) o subir el tono de voz constantemente puede molestar a los demás, más cuando esas conductas son reiterativas y dañan el ambiente laboral.

La oficina también es una comunidad y funciona mejor cuando hay cortesía y se respetan normas básicas entre sí.

“Lo principal es ser cortés, respetar las jerarquías y mantener relaciones cordiales sin sobrepasar límites, porque eso hace que se pierdan las buenas prácticas, como la discreción, la puntualidad, la empatía o la comunicación asertiva”, analizó Sepúlveda.

Es recomendable que, ante cualquier comportamiento negativo, uses el sentido común, para que esto no afecte su reputación. ‘Desde cómo te vistes estás mostrando aspectos de tu personalidad y de la imagen que la empresa quiere de ti y también la que se quiere ofrecer al mercado, incluso cuando al interior se usen uniformes’, indicó la experta.

“Otra cosa que las personas no saben manejar es respetar el descanso de los demás o excederse en mensajes para requerir la atención sobre situaciones de trabajo sin importar que sean sus vacaciones o tiempo en familia, y claro que eso cambia de acuerdo con los cargos, pero se debe respetar”, enfatizó Sepúlveda.

Compra elempleo VIP para destacar tu currículo

Comentarios

Publicidad