La felicidad laboral no depende del trabajo ideal

El mejor trabajo no garantiza ninguna felicidad sino que depende de uno mismo, advierte el experto en emprendimiento y liderazgo Pablo Claver.

Consejos profesionales /
La actitud hacia el trabajo también dice mucho de la calidad del profesional. Foto: 123rf.com
La actitud hacia el trabajo también dice mucho de la calidad del profesional.

“La felicidad laboral depende de uno. El trabajo ideal casi nunca se consigue y cuando lo puedas tener al final lo mismo te ponen un jefe con el que no tienes química o suceden cosas que no te esperabas”, sentencia Pablo Claver, conferencista y escritor experto en emprendimiento, felicidad laboral, liderazgo e innovación.

La filosofía es disfrutar del trabajo que tenemos actualmente, agrega Claver. Disfrutarlo “aquí y ahora, y eso lo podemos conseguir teniendo buenos hábitos que nos hagan ser conscientes del momento y disfrutemos todo lo que podamos. Para ser feliz en el trabajo y en la vida, nos tenemos que conocer muy bien para cambiar algunas cosas en nosotros mismos”.

Si quieres cambiar de trabajo, compra elempleo VIP

Con algunas actitudes es posible cambiar el clima laboral que uno percibe día a día en el trabajo. Hay que dejar de quejarse por todo, mostrar gratitud y tratar de ser empáticos.

‘Si  llueve, saquemos un paragüas; si hace calor, un ventilador’: Pablo Claver.

Cuando se tiene un mal jefe o pésimas condiciones laborales el ánimo se afecta. “Sin duda que cambian las cosas. Pero no nos podemos conformar. Tenemos que aprender a llevarnos con jefes con los que no tengamos muy buena química. Muchas veces, si nos ponemos en los zapatos de nuestros jefes y les proponemos soluciones en vez de esperar que nos solucionen todo y cumplimos lo que prometemos, la relación suele mejorar”.

Actualiza tu hoja de vida en nuestro portal

Aunque parezca difícil, la mejor opción es tratar de rescatar las buenas cosas en situaciones adversas. Se estima que una persona trabaja más o menos 10.200 días a lo largo de la vida.  “Si por lo que sea el trabajo no nos satisface, pero tenemos  buenos hábitos adquiridos, llegado el momento podremos cambiar de trabajo y nos llevaremos nuestra felicidad a otro lado. Tenemos que disfrutar, incluso los más de 2.200 lunes que vamos a trabajar. Solo se vive una vez y la vida merece la pena disfrutarla”, finaliza Claver.

Comentarios

Publicidad