Empresas, ¡pilas con el estrés laboral de los empleados!

Para las compañías debe ser imperativo permitir a sus empleados conciliar la vida laboral y personal.

Mundo empresarial /
El estrés laboral afecta la salud de las personas e impacta negativamente la productividad de las compañías. Foto:123rf.com
El estrés laboral afecta la salud de las personas e impacta negativamente la productividad de las compañías. Foto:123rf.com

La ambigüedad en los roles de una organización, el trabajo excesivo durante largas jornadas, la falta de control, la poca variedad en el trabajo o la ausencia de líderes tienen un impacto negativo sobre la calidad de vida de los empleados y sobre la productividad.

Según Mariantonia Lemos Hoyos, docente del departamento de Psicología de la Universidad EAFIT, “los estudios han señalado que sentir un desequilibrio entre el esfuerzo y la recompensa es un elemento importante de riesgo psicosocial. El tipo de trabajo y los estresores en el mismo podrían ser factores adquiridos, tanto moderadores como de riesgo, para las consecuencias del estrés en la salud”.

“Si la situación de sobrecarga o defensa pasa rápidamente y la persona vuelve a estar normal, es de corta duración y no pasa nada. Sin embargo, cuando esta se sostiene en el tiempo puede llegar a causar enfermedades. Eso es lo que se conoce como estrés negativo, cuya acción puede bajar las defensas, impactar el sistema y generar problemas como gastritis, migrañas, condiciones respiratorias, colon irritable, aumento o disminución de la presión, entre otros”, manifestó Martha Elena Roa Villada, psicóloga y consultora organizacional.

¿Estás sufriendo en el trabajo? Actualiza tu hoja de vida y aspira a uno mejor

‘El estrés es cualquier circunstancia o evento percibido por una persona como amenaza, de la cual se desprende una reacción de defensa, cuya duración en el tiempo puede ser corta o sostenida’: Martha Elena Roa Villada, psicóloga y consultora organizacional.

Las empresas deben cuidar que los asuntos intralaborales (horario de trabajo, monotonía en la tarea, trabajo por turnos, condiciones ambientales, etc.), se unen a los factores extralaborales (transporte de la casa al trabajo, estructura familiar, acceso a la salud, actividades recreativas, hábitos alimenticios, entre otros) y a los intrapersonales (rasgos de personalidad, historia de vida, la forma de enfrentar las situaciones, predisposición a las enfermedades y demás) para generar mayor o menor propensión al estrés, en una dinámica en la que se interrelacionan varias de estas facetas de la vida.

Adicionalmente, se ha encontrado que el número de roles a cumplir por parte de una misma persona tiende a ser fuente de estrés cuando las expectativas en uno de ellos obstaculizan el cumplimiento de los otros.

“La relación trabajo-familia parece ocasionar más dificultades en las mujeres para las cuales la familia tiene una alta importancia, de tal forma que se encuentra una relación lineal entre el número de hijos de una madre y sus niveles de estrés”, agregó Lemos.

Efectos en la productividad

La relación entre las malas condiciones laborales y las enfermedades cardiovasculares, la depresión, la ansiedad, los malos hábitos de alimento y de descanso, el agotamiento y otras condiciones de salud tiene una consecuencia final paradójica —teniendo en cuenta que dicho ambiente de trabajo suele generarse en aras de la eficiencia—: una disminución en la productividad.

Conoce el portal empresarial de elempleo.com

“Una persona que se vaya de incapacidad por asuntos de estrés laboral puede tener un impacto en el sistema muy importante. Este se siente, principalmente, en el equipo de trabajo: si alguien se incapacita constantemente el grupo se va a sobrecargar, pues la compañía exigirá el cumplimiento de objetivos y este deberá compensar la falta. Eso se convierte en una reacción en cadena, pues el director debe cumplir objetivos administrando menos recursos”, advirtió Roa.

En sus palabras, no todas las compañías han cuantificado las pérdidas por estrés laboral, pues al existir tantos factores asociados es difícil diagnosticar un caso de estrés laboral, pero el impacto de estos casos tiene efectos negativos, a largo plazo, no solo sobre las personas y las empresas sino también la familia, el equipo de trabajo y la sociedad.

Comentarios

Publicidad