Evaluación de desempeño vs. Gestión del desempeño: ¿cuáles son sus diferencias?

La gestión del desempeño es un proceso constante dentro de la empresa y resulta ideal para obtener los resultados deseados; la evaluación del desempeño es una vez al año.

Mundo empresarial /
Tanto la gestión del desempeño como la evaluación del desempeño requieren de supervisores aptos, para lo cual debe diseñarse un plan de formación. Foto:123rf.com
Tanto la gestión del desempeño como la evaluación del desempeño requieren de supervisores aptos, para lo cual debe diseñarse un plan de formación. Foto:123rf.com

Toda empresa se traza altas metas de productividad para satisfacer a los clientes, obtener ganancias y cumplir otros objetivos como expandirse y generar empleos.

Para lograr dichas metas, se requiere de eficiencia en los diferentes procesos y la forma de saber lo que se está haciendo bien y lo que está fallando es mediante la gestión del desempeño, que es un proceso continuo, destinado a que su empresa logre sus objetivos.

La gestión lleva implícita la evaluación del desempeño, que viene a ser una parte del proceso y que se realiza una vez al año, como forma de mantener monitoreados todos los cargos.

¿Buscas empleo? Resgitra y actualiza tu hoja de vida 

Gestión

Para saber que la empresa opera de forma eficiente para alcanzar sus objetivos, la gestión del desempeño evalúa aspectos internos tales como rendimiento general y por sectores, la producción en sus diferentes fases y el rendimiento del personal. Este proceso es constante y recibe ajustes en el presente.

Metodología

Tener control de la gestión requiere de una metodología específica para cada empresa y ese proceso deben realizarlo expertos, quienes se encargarán tanto de la preparación como del montaje de dicha metodología para que resulte eficiente. No es recomendable dejarlo solo en manos del departamento de Recursos Humanos.

Indicadores y competencias

Como parte de la gestión del desempeño es fundamental definir las competencias dentro de la corporación. Una vez que se cumple ese proceso es necesario construir los indicadores que permitirán medir dichas competencias. Nada puede quedar al azar y todo debe ser medible.

Evaluación

Está dirigida, concretamente, a medir el rendimiento de los empleados, tomando como base el desempeño de cada trabajador durante todo el año. Se evalúan sus debilidades, para trabajar sobre ellas y superarlas, y se aprecian las fortalezas para estimularlas y conseguir con ellas el logro de metas.

Tanto la gestión del desempeño como la evaluación del desempeño requieren de supervisores aptos, para lo cual debe diseñarse un plan de formación.

Formación de líderes

Tener metas claras y una planificación detallada es vital. En el caso de la gestión del desempeño, las gerencias de cada departamento actúan como guías del personal a fin de alcanzar las metas en sus áreas. Se requiere de un buen programa de formación para el cuerpo gerencial que ejercerá el rol de líder en los procesos.

Al final, si todos los departamentos logran sus objetivos, la empresa alcanza sus logros en el tiempo previsto y de la forma adecuada. Dentro de este proceso se evalúa el desempeño del empleado con el objetivo de hacer ajustes en función de las metas y su productividad.

Metas altas

Para la evaluación del desempeño es imprescindible contar con expertos en Recursos Humanos que sepan manejar los diversos instrumentos de medición diseñados para la valoración de las tareas del trabajador, así como sus habilidades duras y blandas. Lo apropiado es fijar metas altas para que el personal se sienta estimulado a alcanzarlas.

Inmediatez y día a día

Los parámetros de evaluación en la gestión del desempeño se basan en el rendimiento diario y no incluyen solo al trabajador, sino también al proceso de producción en general, a fin de generar ajustes inmediatos. Podría decirse que este proceso es más tangible, en virtud de su inmediatez, pues el diagnóstico de la falla se hace en el momento y se corrige sin pérdida de tiempo.

La conjugación de las metas diarias con las de mediano y largo plazo, así como los métodos para llevarlas a cabo hace que la empresa alcance un alto nivel de desempeño.

Recompensas

Una política de estímulo al personal genera resultados positivos en cualquier tipo de empresa. Reconocer y recompensar a todo aquel que logra cumplir tanto los indicadores como los objetivos trazados contribuye a un buen clima organizacional. Un trabajador satisfecho incrementa su rendimiento pues siente que está haciendo un valioso aporte a la organización.

 El establecimiento de metas con sus respectivos plazos de cumplimiento, combinado con métodos que permitan evaluar progresos e identificar las trabas asegura el éxito de la organización y un alto nivel de desempeño.

Para los procesos de gestión de desempeño en su empresa, usted puede contar con nuestros expertos de e-hunters; ya que nuestra amplia trayectoria nos lleva a ser el mejor servicio de headhunting en Colombia. Nos ocupamos desde la preparación y el montaje de la metodología hasta la implementación de la herramienta, pasando por la construcción de indicadores, definición de las competencias corporativas y la formación de líderes.

Nos especializamos en acompañar a las empresas a lo largo de todo el año para que logren sus metas.

Cómo debería ser la evaluación de desempeño

* Con información de e-hunters.

Comentarios

Publicidad