Si hay nuevo jefe, todos se deben enterar

Las empresas deben comunicar oficialmente los cambios y evitar así los chismes entre los trabajadores.

Mundo empresarial /
nuevo jefe
El nuevo jefe debe presentarse formalmente al equipo de trabajo y darse la oportunidad de conocer a cada miembro del equipo.

Al existir un cambio interno en la compañía, los empleados valoran estar informados de los últimos acontecimientos, pues así pueden planear con tranquilidad su desarrollo laboral y sienten mayor respaldo y estabilidad en sus cargos.

En el caso del cambio de un líder la situación es primordial, ya que la llegada de un nuevo jefe determinará el futuro de ese equipo de trabajo y el logro de las metas comunes.

“Avisar que se va a tener un nuevo jefe es fundamental para mantener una línea de comunicación efectiva con quienes forman parte del equipo, esto permitirá que se pueda crear una preparación previa para estar abiertos a nuevas metodologías de trabajo, nuevas estrategias y nuevos procesos”, explicó Nicolás Jaramillo, gerente de Ventas y Mercadeo de Michael Page.

¿Quieres cambiar de trabajo? Registra o actualiza tu hoja de vida 

La idea es contrarrestar cualquier rumor o vacío de información que pueda generar una inexistente o inadecuada comunicación interna.

“Es recomendable que la compañía tenga una estrategia de comunicación interna que permita generar una comunicación oficial y el mensaje principalmente buscará brindar información acerca de las cualidades del nuevo líder que transmita tranquilidad y confianza y genere una opinión positiva en el equipo”, indicó Patricia Vargas, gerente en Colombia de Right Management.

Luego de la comunicación formal y masiva la estrategia debe ser reforzada en las reuniones de área o de grupo primario, en donde las personas puedan hacer preguntas y resolver inquietudes.

El espacio de conocimiento del nuevo jefe puede servir de motivación para los miembros del equipo de trabajo, pues “al llegar un nuevo líder se deben generar espacios que permitan a los integrantes del equipo demostrar sus cualidades, aportes y propuestas de cambio o de mejora que sin duda pueden ser positivas tanto para el equipo como para la organización”, agregó Jaramillo.

Idealmente, el nuevo líder debe exponer su estilo de trabajo y definir los objetivos.

Así mismo, el nuevo jefe debe conocer qué tipo de perfiles va a tener a cargo, las características generales de cada uno, su antigüedad, plan de carrera y motivaciones. En ese sentido la preparación debe ser en doble vía para que la adaptación fluya de la mejor manera y cause el menor impacto posible.

“Las personas se preguntan cómo ese cambio de líder lo afecta, por eso en los espacios más focalizados se permite tener conversaciones o comunicación bidireccional que resuelva esas inquietudes y pueda permitir a la organización retomar los objetivos o proyectos en los que se vienen trabajando antes del cambio”, puntualizó Vargas.

Comentarios

Publicidad