El mundial de fútbol y sus implicaciones laborales

Por el mundial y su desarrollo muchas empresas deben cambiar las reglas con sus empleados.

Consejos profesionales /
Muchos trabajadores desean estar al tanto de los resultados de algunos partidos, por esto, lo mejor es regular la situación. Foto:123rf.com
Muchos trabajadores desean estar al tanto de los resultados de algunos partidos, por esto, lo mejor es regular la situación. Foto:123rf.com

En vista que estamos a pocos días de escuchar el pitazo de arranque de la Copa Mundial de la FIFA, Rusia 2018, propiamente el 14 de junio, es importante tomar en consideración que este gran evento en lo que respecta al derecho laboral, no releva ni a las empresas ni a los trabajadores de cumplir con sus obligaciones y deberes.

Es claro que el evento tiene un gran impacto en los centros de trabajo, el cual, muchas veces es negativo, por esta razón, es imperativo que las empresas tomen las previsiones del caso y que los trabajadores concienticen que a pesar de la magnitud del evento, esto no les justifica para incumplir los deberes frente a su patrono.

Si bien es cierto, no es parte de las obligaciones patronales dar facilidades a sus trabajadores para poder ver los partidos de interés, por la experiencia de Mundiales pasados, fue evidente que muchos trabajadores desean estar al tanto de los resultados de algunos partidos, por esto, lo mejor es regular, por medio de lineamientos claros, la forma en que pueden hacerlo, o inclusive, ser claros en cuanto a si existe alguna prohibición específica debido a la relevancia de las funciones que desempeñan. Esto ayudaría a evitar confusiones de las partes y además el incremento de sanciones disciplinarias durante el periodo del Mundial.

Uno de los problemas más usuales durante el desarrollo del Mundial de Futbol, es el abandono de labores, por lo que es transcendental que los patronos se pronuncien de previo al inicio del Mundial, sobre la apertura de la empresa a permitir que sus trabajadores vean partidos en horas laborales o no, e incluso, que tipo de dispositivos serán permitidos para no afectar el ancho de banda de lugar de trabajo, uso adecuado de las herramientas de trabajo, código de vestimenta, etc. De igual manera, es importante hacer saber a los trabajadores, las consecuencias que puedan darse ante conductas contrarias a las obligaciones laborales y los lineamientos adoptados por la organización.

Como parte de las alternativas aplicables durante el Mundial, se puede otorgar a los trabajadores interesados, descansos más extensos y que el tiempo en exceso sea repuesto por el trabajador al final del día. De igual manera, si existiera un partido importante cerca de la hora de almuerzo, es posible permitir, previo solicitud expresa, mover la hora de almuerzo para que puedan ver al menos una fracción del partido.

En caso que algún patrono tenga la apertura de dejar a sus trabajadores ver algunos partidos importantes, se debe disponer el lugar dentro del centro de labores, donde podrán disfrutar del partido, tomando en consideración que no debe afectar el desempeño de las labores de los demás compañeros.

Las anteriores son solo algunas de las medidas que pueden tomar los patronos para minimizar el impacto negativo que muchas veces llega a tener un Mundial de Futbol, esto por medio de lineamientos claros y preferiblemente escritos, donde se evidencie la anuencia de ambas partes. La idea es que las contrataciones obrero patronales salgan victoriosas del Mundial, por medio de reglas de juego claras.

Se debe tomar en consideración que hay muchas empresas, que por su operación, les es imposible implementar ajustes totales o parciales, para que los trabajadores puedan disfrutar de algunos partidos del Mundial, y para estos casos, es importante que los trabajadores recuerden sus obligaciones dentro de la contratación laboral, y sepan que el ausentismo sin justificación, el abandono de labores o el no cumplimiento de procedimientos, falta a las buenas costumbres, entre otros, constituyen faltas al contrato de trabajo, y que el Mundial de Futbol, no puede justificar.


Rebeca Artavia

rartavia@bdsasesores.com

Comentarios