Elempleo.com: el buscador de empleo más grande de Colombia
Aprovecha nuestra app
miles de ofertas laborales.

La gente, una prioridad para el líder

La gente, una prioridad para el líder

Mundo empresarial /

El líder debe preocuparse constantemente por dos tipos de problemas, el cumplimiento de la tarea y la mejora de las relaciones entre los miembros del grupo que la van a realizar, pues descuidar cualquiera de los dos desafíos es descuidar ambos.

Es fácil para un líder orientado al cumplimiento de objetivos conseguir que se realice el trabajo e, involuntariamente, ignorar los sentimientos que aparecen y las relaciones que se forman durante el proceso. Los líderes deben tomarse el tiempo necesario para ver que la gente esté informada sobre lo que sucede, sobre lo que se espera. Deben también escuchar a la gente con quien trabajan, y sus sentimientos y problemas deben ser importantes para ellos.

Los buenos líderes deben ser lo suficientemente humildes para admitir que no pueden cumplir con todas las funciones de liderazgo solos y que necesitan que otros los ayuden a iniciar y apoyar sus ideas, tomar decisiones y ejecutarlas. Estas funciones deben incluir armonización, comprensión, comunicación y todo lo que permita a cada individuo encontrar una satisfacción personal por su contribución a la tarea.

Si no existe satisfacción personal, los individuos no contribuirán. Nadie invierte su persona en una tarea, si no existe la esperanza de una recompensa. Amistad y calidez son las recompensas sociales. Reconocimiento y la oportunidad de expresarse y participar en las decisiones que los afectan son recompensas psicológicas y reales. Los líderes deben considerar constantemente las oportunidades de las recompensas sociales y psicológicas, como también las espirituales y de autorrealización.

Los líderes deben preocuparse de un intangible llamado clima. Esta es la atmósfera de trabajo que refleja la moral del grupo, el espíritu del grupo y el sentido de cooperación. Deben preocuparse por los sentimientos y relaciones de las personas porque realmente les importa, no simplemente porque se supone que debe importarles. La importancia de las personas debe verse como un fin en sí mismo y si no son sinceros, no tendrán éxito porque los descubrirán.

De acuerdo con cada situación

Hay diferentes patrones de liderazgo de acuerdo con cada situación. Algunos serán efectivos en una situación, pero inútiles en otras.

Para determinar el patrón de liderazgo para seguir, si queremos ser buenos líderes debemos analizar la situación, las presiones de tiempo que soporta el personal y la naturaleza de los proyectos en que se trabaja.

¿Qué esperan de nosotros nuestros propios líderes?, ¿qué sucede con los miembros de nuestro grupo?, ¿cuáles son sus capacidades y aptitudes?, ¿qué esperan aportar?, ¿qué quieren hacer?, ¿cuánto podemos delegar en los demás y aun sentirnos cómodos?, ¿qué sucede con nuestras fortalezas y debilidades?, ¿qué cosas podemos hacer y cuáles, no?, ¿cuáles son sus intereses?, ¿qué esperan de nosotros como líderes?

La participación se basa en la fe de otros y en su potencial creativo. La manipulación, por el contrario, significa manejar a otros o crear presiones y fuerzas sutiles en los demás para que se adapten. Esta filosofía está basada en la ausencia de fe en los demás.

Sería interesante evaluar nuestro comportamiento ante determinadas situaciones.

¿Permitimos que otros fijen sus propias metas en un área donde nuestros líderes todavía no las han fijado o lo hacemos nosotros mismos y luego tratamos de vendérselas a los demás?

Los miembros de nuestro grupo pueden aceptarlos pasivamente, pero donde no hay un compromiso interno, no deberemos sorprendernos si el objetivo no se logra.

¿Qué sucede con la evaluación del desempeño de nuestros empleados? Si permitimos que las personas colaboren para f...

Comentarios

Publicidad