Elempleo.com: el buscador de empleo más grande de Colombia
Aprovecha nuestra app
miles de ofertas laborales.

Las nuevas opciones millonarias

Las nuevas opciones millonarias

Mundo empresarial /

Luego de asumir la presidencia de la compañía española Telefónica, en febrero de 1997, Juan Villalonga confirió a los 100 principales ejecutivos de la compañía, entre los que se encuentra él mismo una importante cantidad de stock options (opciones de compra de acciones) que en tres años podían hacerse efectivas.

La Telefónica se convirtió no sólo en la compañía más grande del país sino en una de las más rentables, desde la era Villalonga. El mes pasado la compañía entregó un informe en donde sus ingresos netos aumentaron un 38% en 1999. Al comienzo las protestas de los sindicatos y los políticos de izquierda no llamaron la atención del público, ya que en los años 90 el término "opción de compra de acciones" ni siquiera existía en el vocabulario de los españoles.

Hoy en día en España el tema está de moda. Bajo la presidencia de Villalonga, la capitalización bursátil de Telefónica se duplicó, al llegar a los 80 millones de dólares. Sus opciones, ya ejecutables, permitieron a Villalonga cosechar 17 millones de dólares en el mes de febrero. Este sistema de opciones tuvo su aprobación por parte del Primer Ministro José María Aznar, amigo de adolescencia de Villalonga. Sin embargo, la oposición critica la estrecha relación de estos dos personajes y la aprobación del sistema al tildarlo como una muestra descarada de avaricia corporativa. Según Francisco Frutos, líder de

Izquierda Unida, calificó a Villalonga de mal ejemplo para la juventud española y reclamó que se vetaran las opciones.

Un sistema de motivación

Una de las ventajas del sistema de opciones es que permite a los ejecutivos vender sus opciones al precio del mercado después de un período de tiempo establecido, y quedarse con la diferencia entre el precio de venta y el precio de las opciones al momento que fueron otorgadas. De esta manera, si las ganancias de los altos ejecutivos dependen del valor de las acciones de su compañía en el mercado, los ejecutivos se sentirán motivados a pasar más tiempo trabajando en la empresa que jugar al golf, según lo explica el economista John van Reenen, del University College de Londres.

Tímidamente Europa comienza adoptar esta filosofía. Hasta 1998, las opciones para ejecutivos eran ilegales en Alemania y Finlandia; y en otros países, desde Bélgica hasta el Reino Unido, las leyes tributarias hacían que las opciones fuesen poco atractivas, tanto para los directores como para los ejecutivos. Pero desde que los ejecutivos comenzaron a irse a empresas extranjeras, muchas de ellas de Internet donde se ofrecen estos tipos de compensación, el interés en el asunto comenzó a crecer en todo el continente europeo.

Medidas de control

Pero no todo es color de rosa. Exite mucha desconfianza con respecto a las opciones y a la facilidad con que los peces gordos corporativos siguen engordando gracias a ellas. Los fondos inversionistas institucionales de el Reino Unido, se oponen celosamente a que los altos ejecutivos reciban estos suculentos regalos porque consideran que esto diluye el valor de las acciones. El resultado, los paquetes de opciones entregados a los ejecutivos británicos son insignificantes comparados a los estándares norteamericanos.

Cualquier sospecha de que los ejecutivos europeos estén aumentando indebidamente sus portafolios de acciones podría desatar el rechazo colectivo. Durante el año pasado al acercarse el día de pago a Villalonga, el Gobierno español reaccionó al ordenar el aumento del 30% en los impuestos sobre utilidades de las opciones.

Algo similar ocurrió en Francia cuando Philippe Jaffre, presidente ejecutivo del grupo petrolero ElF-Aquitaine, acordó su venta a su competidora TotalFina, cosechó 35 millones de dólares en opciones de la nueva compañía y se retiró. Furiosos, los socialis...

Comentarios

Publicidad