Cuatro consejos prácticos con relación al pago por comisión

El salario es uno de los elementos esenciales dentro de las relaciones laborales.

Consejos profesionales /
Las condiciones impuestas por los patronos o las variaciones a futuro del esquema no deben perjudicar de forma inequitativa a los trabajadores. Foto: Istock
Las condiciones impuestas por los patronos o las variaciones a futuro del esquema no deben perjudicar de forma inequitativa a los trabajadores. Foto: Istock

El salario se puede definir como la contraprestación principal del patrono a favor del trabajador por los servicios realizados en virtud de un contrato de trabajo.

En este sentido, el artículo 164 del Código de Trabajo establece que el salario puede pagarse “por participación en las utilidades, ventas o cobros que haga el patrono”. Como se observa dicha norma prevé la posibilidad de una modalidad de pago que se base en un porcentaje de las ventas y cobros realizados; a lo cual se le da el nombre de comisión.

Dicho pago puede ser un componente del salario o inclusive la remuneración total del trabajador, por lo que se aconseja las siguientes prácticas, para evitar futuras contingencias relacionadas a este tema:

Garantizar el pago del salario mínimo. Todo trabajador cuenta con el derecho de percibir un salario mínimo acorde con la ocupación que desempeña, lo cual aplica también para el pago de comisiones. Así las cosas, el patrono debe garantizar el pago de una suma que sea equivalente o superior al salario mínimo vigente.

Contar con un plan de comisiones. El patrono debe definirle al trabajador de manera cierta y delimitada las condiciones y modalidades bajo las cuales se obtiene su salario. De ahí que se aconseja contar con un plan de comisiones, donde se pueda establecer la estrategia de la empresa, porcentaje de comisiones, las metas de ventas, las fórmulas de adjudicación de recursos, así como cualesquiera otros términos y condiciones que se consideren necesarios.

Informar al trabajador. Este aspecto está supeditado al punto anterior, por cuanto es fundamental presentarle el plan de compensación al trabajador y documentar su aceptación. El patrono puede además advertir que este esquema se encuentra sujeto a revisión periódica y así prever la posibilidad de variar los factores determinantes de la comisión durante la relación laboral.

Procurar el equilibrio entre las partes. Las condiciones impuestas por los patronos o las variaciones a futuro del esquema no deben perjudicar de forma inequitativa a los trabajadores, ni procurar una posición de desequilibrio entre los derechos y obligaciones de las partes.  

Como conclusión, si bien se permite el pago de comisiones como modalidad salarial, es importante que los patronos tomen en consideración los anteriores cuatro consejos, ya que de esta forma se podrían evitar reclamos y contingencias con relación a este tema.

Gabriel Carvajal Salas

gcarvajal@bdsasesores.com

 

Comentarios