Así es una entrevista de trabajo para ingresar a Apple

Presentamos el testimonio de Édgar Medina, quien vivió este proceso recientemente. En su caso, según dijo a elempleo.com, “fue un proceso frustrante y desgastante, así se pueden definir dos meses en los que ni me descartaban ni me daban buenas noticias”.

Tendencias laborales /
En un proceso de selección debe haber retroalimentación para todos los candidatos participantes. Foto: 123rf.com
En un proceso de selección debe haber retroalimentación para todos los candidatos participantes.

Buenos días, Édgar. Recibimos tu hoja de vida y creemos que tu perfil cumple con los requerimientos para el cargo de ‘App Store Editor’. Me gustaría saber si podemos concertar una primera llamada para esta semana-. Así rezaba un escueto correo que llegó a mi bandeja de entrada.

Tragué saliva. Mis vísceras se estremecieron. Sentí las mariposas en la boca del estómago, el hormigueo en la espalda. Era irreal. ¿Apple me estaba tomando en cuenta?

Media hora antes había enviado mi hoja de vida (que, por entonces, era bien fea y en Word) sin esperanza alguna. La celeridad en la respuesta de la compañía me dejó con la boca abierta.

Algo de contexto antes de continuar: la compañía de la manzana adelanta una revolución interna, crearán sus propios contenidos. La App Store (su tienda de aplicaciones) cambiará de rostro. Ahora contará con una sección enfocada en reseñas, comparativos e historias sobre videojuegos y emprendedores.

Para escribir esos artículos buscan editores en todo el planeta. Los elegidos son tanto experimentados periodistas de tecnología como expertos en marketing. Se conocerán mayores detalles este 12 de septiembre, cuando se anuncien las novedades de la firma.

Apple ya encontró el suyo para Colombia y el resto de Suramérica (menos Brasil). Tuve la fortuna de ser convocado para el proceso. Así lo viví:

Primera entrevista: the ‘easy one’

La primera entrevista ocurrió a las 8 de la mañana del día posterior al mensaje que introduce este relato. Fue por teléfono. La reclutadora hablaba con un marcado acento ‘norteamericano’. El personal de Recursos Humanos no pertenecía a una agencia ‘caza-talentos’ sino a la sede de Apple en Miami.

Los primeros quince minutos fueron sosegados. Lanzó las preguntas de rigor: ¿Por qué te interesa el cargo? ¿Has escrito en medios impresos y digitales? ¿En qué trabajas actualmente?. De improviso, la entrevista cambió a inglés 

-Ok, Edgar, can we continue this interview in english? It’s very important for us to know if you can defend yourself in an english conversation. (Édgar, ¿podemos continuar esta entrevista en inglés? Para nosotros es muy importante saber si te puedes defender en una conversación en inglés).
-What do you like the most about your current job and why? (¿Qué es lo más te gusta de tu trabajo actual y por qué?)
-What do you like about Apple? (¿Qué te gusta de Apple?)
-What do you know about the App Store? (¿Qué sabes de la tienda de aplicaciones de Apple?)
-What makes you special? (¿Qué te hace especial?)
-What’s your relationship with technology? (¿Cuál es tu relación con la tecnología?)
-Are you involved in another interview process? (¿Estás involucrado en otro proceso?)

Lo angustioso de esta primera entrevista fue el segmento en inglés. Al ser por teléfono, podía resultar fácil no comprender algunas de las palabras de la reclutadora. En cuanto a las preguntas, fueron sencillas de resolver. Me pidió, antes de colgar, que le enviara un portafolio con mis mejores artículos.

Se mostró optimista con respecto a mis opciones y no dudó en señalar que, de lograr el cargo, sería un valioso activo para la empresa. Me cautivó su voz llena de energía y su amabilidad.

Segunda entrevista: evaluando mi pasión por Apple

El segundo ‘round’ ocurrió una semana después. En aquella ocasión, me contactó un experimentado reclutador (suma cuatro años en Apple, según su perfil de LinkedIn). Me envió un correo al mediodía del martes siguiente.

Aquel reclutador era más tosco que la muchacha que me había hablado una semana antes. La entrevista se realizó a las 4 de la tarde, del día siguiente, por FaceTime, y tomó 40 minutos. Supongo que si hubiera dicho que, por desgracia, no tenía un iPhone habría quedado descartado de inmediato. El uso de FaceTime no parecía ser opcional. Estas fueron algunas de las preguntas:

-¿Qué ha sido lo más emocionante que has vivido en tu trabajo?
-¿Cuál es la estructura de tus artículos?
-¿Qué opinas de Apple?
-¿Qué te gusta y que no te gusta de la App Store?
-¿Cuál ha sido el peor artículo de tu vida?
-Cuéntame un poco sobre tus artículos de Apple…
-¿Por qué consideras que el iPhone fue revolucionario?
-¿Por qué consideras que debemos contratarte a ti y no a uno de tus compañeros?
-What about english, do you think you can handle a conversation in english? (¿Qué hay acerca del inglés? ¿Crees que puedes manejar una conversación en ese idioma?)
-¿Desde hace cuánto usas productos de Apple?

Este reclutador fue más desafiante con sus preguntas y se mostró mucho más escéptico ante algunas de mis respuestas.

Al finalizar, concertó una cita, calendario en mano, con quien sería futuro mi jefe, en caso de resultar elegido. Me habló de las ‘maravillosas’ oficinas de Apple en Bogotá (están ubicadas en el Parque de la 93) y me aclaró que el cargo contemplaba escribir los contenidos tanto para Colombia como para el resto de Suramérica, a excepción de Brasil.

Tercera entrevista: el jefe

Una vez más, la entrevista se adelantó por FaceTime. Las conversaciones previas habían iniciado a tiempo. Quien sería mi jefe comenzó 45 minutos después de la hora acordada (4 de la tarde de un lunes festivo), no sin antes excusarse por su demora por medio de un mensaje de texto enviado por iMessage. Como cabía esperar, las preguntas fueron aún más específicas y complejas de sortear.

-¿Has visto la nueva App Store? ¿Qué le cambiarías? ¿Qué le dejarías como está?
-¿Has escrito sobre videojuegos?
-¿Solo sobre videojuegos de consolas o también de móviles?
-¿Qué tipo de contenidos escribirías para atraer nuevos clientes a la tienda?
-¿Cuál es tu procedimiento para evaluar una nueva aplicación?
-¿Cuáles son tus categorías de aplicaciones favoritas?
-¿Si la aplicación estuviera solo en inglés, lo considerarías un impedimento para incluirla en tu lista de recomendados?
-¿Cómo es una jornada de trabajo en tu actual posición?
-¿Qué tanto de lo que escribes es propio y qué tanto se basa en información suministrada por otros?
-¿Si tuvieras que hacer piezas de video tú solo, podrías hacerlo?
-¿Qué te hace diferente a tus compañeros de trabajo?
-¿Cuánto tiempo necesitarías para renunciar a tu trabajo actual?
-¿Qué tal es tu nivel de inglés?
-¿Dónde aprendiste inglés?

El ‘jefe’ concluyó la entrevista con sumo optimismo. Afirmó que iba a continuar en el proceso, y que era probable que me llamaran esa misma semana para concertar otras dos entrevistas. Se contemplaban un total de ocho. ¡Me faltaban cinco! Los eventos narrados ocurrieron a finales de junio. Debían llenar la vacante antes de que concluyera julio (según él). En ningún momento me mencionaron el salario. Sin embargo, personas externas al proceso afirmaron que rondaba entre 60.000 y 70.000 dólares anuales.

Un detalle: este directivo iba vestido con una simple camiseta blanca con estampado y no era tan formal como el reclutador de la segunda entrevista.

La decepción

Pasaron los días. ¡Pasaron las semanas! No me volvieron a escribir. Les inquirí por el proceso, vía correo electrónico, tres semanas después. Solo contestaron con una escueta frase: “Estamos evaluando otros candidatos. Esperamos darte otro ‘update’ en breve”. Transcurrió otro mes sin noticia alguna. Volví a preguntar. Volvieron a responder que me darían un ‘update’ en los días subsecuentes.

Durante ese periodo, perdí toda esperanza. En especial, el día en que volvieron a publicar la oferta laboral en su página web (apple.com/jobs). Esta vez, pedían 10 años de experiencia o más y no 6, como al comienzo. Fue un llamado de alerta: probablemente habían llegado a la conclusión de que buscaban un talento con más años a cuestas.

En efecto, cuando volví a preguntar (dos meses exactos después de la última entrevista), me informaron que ya no continuaba en el proceso. “Lamentamos decirte que hemos seleccionado a otros candidatos para la fase final”, expresaron en una breve pero sentida misiva. La escribió la reclutadora de la primera entrevista, la que me cayó bien.

Conclusiones

– No es imposible entrar a una empresa de Silicon Valley. Pero no es fácil, sus reclutadores buscan al candidato perfecto y estarán dispuestos a prolongar el proceso, por el tiempo que sea necesario, hasta encontrarlo.

– Es mejor no fiarse de las amables palabras de tus entrevistadores. Así ellos asuman que te mereces continuar, es probable que se contemplen cambios en el proceso que terminen comprometiendo tu candidatura.

– Saber inglés es imperativo para ingresar a una multinacional del sector tecnológico. Y hay que saberlo bien. Te pedirán conocer términos del mundo de los negocios. No te conformes con saber cómo pedir hamburguesas en un McDonalds o con ser capaz de sobrellevar una conversación casual entre amigos, eso no es suficiente.

– Si después de cuatro semanas, no te han llamado, es mejor descartar esa opción laboral.

– El ‘jefe’ expresó durante la entrevista que ni ellos mismos sabían qué estaban buscando. Nunca antes habían ido tras generadores de contenidos periodísticos. Ante frases cómo aquella, hay que asumir una postura optimista, pero escéptica: puedes resultar siendo el candidato ideal o todo lo contrario.

¿Cómo es trabajar en Apple?

Como parte del proceso, investigué los detalles referentes al clima laboral y a los beneficios. Atentos: la compañía no regala ninguno de sus dispositivos a los empleados, pero sí ofrece un ‘generoso’ bono de descuento (del 40 por ciento) para adquirir uno de sus equipos cada tres años. Como parte de la plantilla, tienes la opción de adquirir acciones de la firma y el plan de salud, en Estados Unidos, parece ser una maravilla.

La mayoría de críticas vertidas en sitios como Glassdoor refieren al inexistente equilibrio entre la vida personal y la vida laboral. Al parecer, si ingresas a Apple, te comprometes a entregar cada una de tus horas a las labores asignadas. En pocas palabras: adiós, vida. Hay señales de que así sería en el cargo de App Store Editor. Me comentaron que estaría solo por un buen tiempo y no podría escribir ni trabajar para nadie más. Lo que resulta claro es que los sueldos son altos y en dólares.

* Este texto fue escrito por Édgar Medina y fue publicado en la sección de blogs de El Tiempo.

Recuerda que si quieres acceder a un mejor empleo puedes registrar o actualizar tu hoja de vida en nuestro portal. Y si quieres destacar tu currículo, no dudes en comprar elempleo VIP.

Comentarios

Publicidad