¿Renunciar al trabajo por medio de Whatsapp o una red social?

Algunos ‘millennials’ son tan distintos al trabajador tradicional que a veces no realizan cierres formales al retirarse de las compañías en las que laboran.

Tendencias laborales /
El proceso de renuncia al trabajo conserva ciertos protocolos. Siempre se deben dejar las puertas abiertas.
El proceso de renuncia al trabajo conserva ciertos protocolos. Siempre se deben dejar las puertas abiertas. Foto: 123rf.com

Dos casos de dos personas jóvenes que han renunciado a sus empleos vía Whatsapp han consternado a los diferentes empleadores y han demostrado, para algunos, cómo las nuevas generaciones conciben el trabajo, el entorno laboral y sus intereses.

El primero, le sucedió a Mauro Mattioda, CEO de Softtek, empresa que ofrece servicios de tecnologías de información, quien describió a la prensa su experiencia: “Nosotros realizamos proyectos en varios países. Teníamos uno en Brasil y armamos un grupo de trabajo que debía viajar regularmente. Una persona, en uno de los viajes, no fue a lo del cliente y no podíamos encontrarla. Al ver la insistencia con que tratábamos de contactarla nos mandó un mensaje de WhatsApp diciéndonos que renunciaba a través de ese medio. Creyó que eso era suficiente”.

El segundo caso, más reciente, le ocurrió a Paco Santamaría, líder en el área de Mercadotecnia, a quien le llegó la renuncia de una de sus trabajadoras también por medio de Whatsapp.

Ante este panorama, Guillermo González, coach ontológico  y director del área de Desarrollo Humano de la Fundación Dale la Vuelta, asegura que “no, no se debe renunciar por redes sociales. Si bien estamos en un mundo en evolución en donde la manera de comunicarnos se ha volcado hacia estas plataformas, también debe ser manejada con sumo cuidado a la hora de referirse al mundo laboral”.

González añadió que renunciar por redes sociales puede significar para el empleador una falta de respeto y cerrar una puerta por donde más adelante quisiéramos entrar.

Un medio adecuado y que se ha manejado es la carta de renuncia, que se envía en físico. Sin embargo, el canal ideal es una conversación “ya sea con Recursos Humanos o con el jefe inmediato. Un diálogo amable en donde el trabajador pueda expresar el agradecimiento por la oportunidad y el aprendizaje recibido”, concluye González.

Sin embargo, desde el punto de vista de Recursos Humanos, Martha Arévalo, gerente de TeSoluciona, compañía experta en compensación estratégica, responde que ante este tipo de renuncias “lo más recomendable es llamar a la persona y entender qué pasó, pues no es una forma lógica de retirarse de la empresa. Además se indagaría con el jefe inmediato para dar con lo que está pasando y así poder tomar decisiones, por ejemplo, solicitarle la renuncia por escrito que es el medio válido legalmente”.

Pablo Alejandro Alzate
contenido@elempleo.com 

¿Quieres cambiar de trabajo? Registra o actualiza tu hoja de vida en nuestro portal

Comentarios

Publicidad