Elempleo.com: el buscador de empleo más grande de Colombia
Aprovecha nuestra app
miles de ofertas laborales.

Las cosas que jamás deberías decirle a tu jefe

El portal elempleo.com consultó con expertos y presentó algunas de las frases más contraproducentes que se pueden dar en esta relación laboral.

Consejos profesionales /
Un mal chiste puede hacer que se afecte tu imagen profesional.
Un mal chiste puede hacer que se afecte tu imagen profesional. Foto: 123rf.com

Conocer verdaderamente a tu superior es indispensable para que mantengas una relación sana y no sobrepases los límites.

Así lleves un largo tiempo en la empresa y exista cercanía, evita realizar comentarios imprudentes, pues podrían costarte más de lo esperado.

“No, eso no se puede hacer”. Esta frase no la deberías mencionar, ya que “siempre es posible encontrar una solución para cualquier situación y resulta frustrante tener empleados que piensen que no es posible hallarla”, afirma Elive Riveros Trujillo, directora de Personas, Organización y Cultura de HDI Seguros.

No te desanimes si no consigues trabajo. Sigue estos consejos.

“En la empresa que trabajaba anteriormente se hacía así”. Evita comparaciones, pueden resultar “odiosas” y generar incomodidad dentro del equipo o hacerle pensar tu jefe que no estás a gusto en la empresa.

“Es por esto que si la persona quiere fomentar una iniciativa, debe proponerlo como un beneficio particular para la empresa y desde lo positivo”, recomienda Liliana Guzmán Caballero, directora de Recursos Humanos de Adalid.

Entre amistad y relación laboral, hay una diferencia considerable.

No se trata de que exista un ambiente parco, pero algunos comentarios pueden sobrepasar la confianza, tales como burlas o chistes inapropiados en horas laborales.

“Una actitud positiva que incluya el buen humor es bienvenida en cualquier equipo y una actitud reflexiva que invite al debate sano alrededor de propuestas e ideas es bienvenida como necesaria en un equipo”, afirma Fernando Padilla, director de Gestión Humana en Alquería.

Como empleado, tienes todo el derecho de hacer preguntas respecto a las tareas que te delegan, esto para evitar errores y sobrecarga laboral.

Otras expresiones que pueden irritar a los jefes es evadir tareas con afirmaciones como ‘eso no es mi responsabilidad, pregúntele a mi compañero’  o ‘tengo mucho trabajo y no lo puedo hacer’.

Según Riveros, en un equipo de trabajo se debe “tener claro quién hace qué y hasta dónde; el jefe normalmente tiene claras las responsabilidades de su equipo, pero si está preguntando es por una razón de peso y es muy molesto recibir esa respuesta”.

Conoce todos los derechos que tienes con un empleo temporal

Guzmán complementa diciendo que “siempre existe una alternativa a un ‘no’ como respuesta y lo correcto sería dar una solución o alternativa para que se pueda desarrollar la tarea que se está asignando”.

Por otro lado, puede pasar que le deleguen "funciones conexas", y excusarse de no realizar estas tareas porque el jefe -supuestamente- no lo dijo, "puede dar esa percepción de poca autogestión y determinación para desarrollar su trabajo; No todas las tareas de su trabajo se derivan de una instrucción literal y explicita, usted debe ser capaz de desarrollar proyectos que se derivan de un mismo plan de trabajo", comenta Adriana Garcés, gerente de Talento Humano en ManpowerGroup .

“Es válido que los colaboradores de todos los niveles hagan observaciones sobre el estado del negocio y expresen sus opiniones; estas deben ser manejadas con tacto para evitar herir susceptibilidades y sobre todo que expresar esta opinión, positiva o negativa, contribuya de alguna manera al desarrollo del ecosistema laboral”, concluye Padilla.

Top de frases que no deberías decirle a tu jefe

  1. No, eso no se puede hacer.
  2. En la empresa que trabajaba anteriormente se hacía así.
  3. Esa no es mi responsabilidad / Eso no hace parte de mi trabajo.
  4. No me preguntes por eso, tengo mucho trabajo.
  5. ¿De verdad tengo que ir a esa reunión?
  6. Jefe, ¿por qué llegaste tarde hoy a la oficina?
  7. Estás equivocado (sin decir por qué y sin dar una solución).
  8. Perdón por llegar tarde, pero es que no me gusta madrugar.
  9. No es mi culpa.
  10. Es que tú no explicaste bien...

Juan David Castro

Contenido@elempleo.com

Comentarios

Publicidad