Elempleo.com: el buscador de empleo más grande de Colombia
Aprovecha nuestra app
miles de ofertas laborales.

Gestos que no debes hacer en una entrevista de trabajo

Mientras te frotas las manos, el entrevistador piensa cómo vas a representar a la empresa.

Consejos profesionales /
Gestos que no debes hacer en una entrevista de trabajo
Morderse los labios es una señal de falta de preparación, incomodidad o frustración.

Cuando se está en un proceso de selección, se tienen en cuenta principalmente la hoja de vida, la presentación personal, las respuestas acertadas, seguras y fluidas. Pero algo que se debe tener claro es que los gestos, movimientos y expresiones no verbales pueden ser determinantes.

Julio Becerra, director de recursos humanos de EY Colombia, dice que “hay que tener en cuenta el nivel profesional y el rol al que está aplicando el candidato. Por ejemplo, un estudiante que aplica a su primer trabajo se enfrenta por primera vez a tal nivel de exposición que puede tener ciertas falencias y expresarse demasiado de manera gestual”.

Sin embargo, para un candidato a un cargo gerencial esto le quedaría muy mal, pues debería “mostrar mayor fluidez, serenidad y madurez y, por lo tanto, menor gestualidad, en sus movimientos y sus palabras”.

Por su parte, Ángela Quiroz, consultora de E-Hunters, expone algunos gestos que pueden estropear la entrevista: No mirar a los ojos a la persona que se tiene en frente, bajar la cabeza cuando se le hace una pregunta, esconder las manos o cruzar los brazos. “Estos gestos pueden darnos una señal de que algo no está bien o que son preguntas que están incomodando al entrevistado”.

Además, añadió que los gestos influyen en un 30 por ciento a la hora de contratar a una persona.

Así que el llamado es a que identifiques cuáles son tus principales manías, gestos o movimientos, para que el día que afrontes una entrevista laboral no pierdas oportunidades por cosas que puedes prever y corregir.

Aprende a comunicar con tu cuerpo

Es recomendable simular frente a un espejo la entrevista con el empleador, para que la persona reconozca sus gestos más singulares y repetitivos, para que al momento real tenga la gesticulación bajo control.

Otras personas aconsejan que se recree el cómo sería la entrevista pero con un interlocutor, para darle mayor realismo y que sea este quien le ayude al candidato a identificar los gestos que posiblemente le puedan arruinar el proceso de selección.  

Pablo Alejandro Alzate
contenido@elempleo.com  

 

Comentarios

Publicidad